El conflicto armado interno de Colombia ha durado más de 50 años y ha creado desigualdades y violencia en todo el país. El conflicto ha dejado más de 260,000 muertos y ha afectado a más de 8 millones de víctimas. Las y los jóvenes han sido una de las poblaciones más afectadas del conflicto. El 32% de todas las víctimas son menores de 18 años y el 50% son menores de 28 años. Varios estudios a nivel nacional sugieren que cerca de 17,000 jóvenes menores de 18 años han sido reclutados ilegalmente por grupos armados y bandas criminales.

En 2016, la juventud surgió como una fuerza fundamental, estableciendo una movilización a favor del acuerdo de paz con las FARC y mostrando su capacidad excepcional para transformar la sociedad colombiana. Sin embargo, las y los jóvenes siguen sufriendo de manera desproporcionada los abusos cometidos por diferentes actores armados. Estos líderes juveniles continúan demandando la implementación del acuerdo con las FARC y exigen la rendición de cuentas de sus funcionarios electos. Se enfrentan a amenazas directas y esfuerzos de reclutamiento de los movimientos insurgentes y grupos residuales de paramilitares.

La construcción de una paz estable y duradera en Colombia requiere la participación de todos los sectores de la sociedad, especialmente los tradicionalmente marginados, incluyendo gente joven.

Juventud, paz y seguridad

En 2015, la Resolución 2250 del Consejo de Seguridad de la ONU colocó a las y los jóvenes en el centro de las directivas sobre paz y seguridad por primera vez. La agenda de Juventud, Paz y Seguridad contradice la narrativa de que las y los jóvenes son víctimas o perpetradores de conflictos violentos, enfocándose en el rol importante que desempeñan para avanzar la paz a nivel mundial y en sus comunidades.

USIP ha participado activamente en la implementación de la agenda de Juventud, Paz y Seguridad mediante el monitoreo y la participación en discusiones de políticas públicas y el apoyo para iniciativas lideradas por jóvenes en comunidades afectadas por conflicto. El nuevo programa de investigación acción participativa (IAP) del Instituto fortalecerá aún más la capacidad de los becarios de USIP para elevar las voces de gente joven y la comunidad a través de la investigación basada en la comunidad.

El trabajo de USIP

Desde 2013, USIP ha involucrado a líderes juveniles en comunidades afectadas por conflictos en todo el mundo para fortalecer su capacidad de construir paz a través del Programa de Becarios de Generación del Cambio (GCFP). Durante las sesiones de diseño de programas estratégicos, los becarios de Generación del Cambio han pedido explícitamente el desarrollo de capacidades de investigación para tener un mayor impacto en la toma de decisiones.

USIP aplica IAP para fortalecer aún más las capacidades de los líderes juveniles para contribuir a un cambio social positivo. El enfoque de IAP para la investigación se centra en la co-generación de conocimiento con las partes interesadas a nivel comunitario y tiene sus raíces históricas en Colombia con el trabajo del sociólogo Fals Borda en los años 70.

Probado por primera vez con becarios en Kenia en 2017, el programa de IAP de USIP ha demostrado ser eficiente para equipar a gente joven con las habilidades y herramientas necesarias para crear conocimiento y generar posibilidades locales de cambio que están arraigadas en las diversas experiencias y perspectivas de los contextos afectados por conflictos.

En contextos de post conflicto, el enfoque de IAP funciona como un instrumento de construcción de paz. Tiene el potencial de facilitar la acción colaborativa hacia objetivos y entendimientos compartidos, particularmente en sociedades polarizadas. Los procesos de IAP desarrollan la capacidad de gente de la comunidad que poseen conocimientos arraigados en la experiencia cotidiana de los problemas que se investigan y los apoyan a medida que recopilan información, analizan y generan soluciones prácticas y aplicadas impulsadas por sus necesidades y aspiraciones. La IAP se centra fuertemente en el impacto utilizando la investigación como un mecanismo para reunir a diversas partes interesadas y a veces conflictivas para generar una visión multidimensional del problema, así como posibles soluciones que se originan desde diversos puntos de vista.

Componentes del Programa de Investigación

El programa de investigación se compone de una fase de capacitación seguida por una fase de implementación, que incluye dos ciclos completos de investigación. Los dos ciclos de actividades de investigación aseguran que las capacidades de los líderes juveniles se fortalezcan lo suficiente, primero a través de la práctica y luego facilitando IAP con otros. Las actividades de investigación realizadas en el marco del proceso son peldaños para que las y los jóvenes constructores de paz adquieran la capacidad de integrar la investigación basada en la comunidad en sus organizaciones de construcción de paz y para llevar a cabo actividades de IAP en sus propias comunidades después de que concluya el proyecto. Los componentes principales del programa incluyen:

  • Capacitación y acompañamiento. Las y los participantes comienzan con una capacitación, que incluye un curso en línea en el Campus Global de USIP, así como apoyo de investigación durante los dos años completos del programa.
  • Una investigación nacional compartida. En el primer ciclo de investigación, las y los 19 participantes desarrollarán su comprensión de la teoría y la práctica de IAP mediante la realización de una investigación de acción única, compartida y a nivel nacional en 13 municipios.
  • Investigaciones locales paralelas. En el segundo ciclo de investigación, las y los investigadores de IAP cultivarán aún más sus habilidades al entrenar y asesorar a líderes juveniles comunitarios en sus territorios para facilitar las investigaciones basadas en la comunidad de IAP.

PAR training on data analysis. Armenia, Colombia


USIP trabaja con 19 jóvenes constructores de paz en ocho departamentos de Colombia: Atlántico, Antioquia, Bolívar, Cauca, Córdoba, Chocó, Caquetá y Cundinamarca. Estos jóvenes representan las diversas poblaciones étnicas de Colombia, con voces afrodescendientes e indígenas, que a menudo son marginadas en los procesos participativos. . Son co-diseñadores y co-investigadores del proceso IAP de USIP.


Related Publications

China-Colombia Relations are Growing, if Slowly

China-Colombia Relations are Growing, if Slowly

Wednesday, November 15, 2023

By: Margaret Myers

Colombian President Gustavo Petro’s visit to Beijing in October amounted to a notable — if quite small — step forward for China and Colombia, building on growing trade and other ties, while also laying the groundwork for cooperation on issues, such as media and security, which China has promoted across the region.

Type: Analysis

Global Policy

La guerra entre Israel y Hamas divide a América Latina a través de líneas partidistas

La guerra entre Israel y Hamas divide a América Latina a través de líneas partidistas

Wednesday, November 8, 2023

By: Mary Speck, Ph.D.;  Nicolás Devia-Valbuena;  Lucila Del Aguila;  Sebastián Guerra

A medida que aumentan las bajas civiles en el conflicto entre Israel y Hamás, muchos líderes latinoamericanos están intensificando sus críticas al gobierno israelí. Bolivia recientemente se convirtió en el primer país en romper relaciones con Israel; Chile, Colombia y Honduras llamaron a sus embajadores para consultas; y diplomáticos de Argentina, Brasil y México han condenado a Israel por su violencia, exigiendo un cese inmediato de las hostilidades.

Type: Analysis

Global Policy

Israel-Hamas War Divides Latin America Along Partisan Lines

Israel-Hamas War Divides Latin America Along Partisan Lines

Wednesday, November 8, 2023

By: Mary Speck, Ph.D.;  Nicolás Devia-Valbuena;  Lucila Del Aguila;  Sebastián Guerra

As casualties mount in the Israel-Hamas conflict, many Latin American leaders are intensifying their criticism of the Israeli government. Bolivia recently became the first country to sever ties with Israel; Chile, Colombia and Honduras recalled their ambassadors for consultations; and diplomats from Argentina, Brazil and Mexico have blasted Israel for the bloodshed, calling for an immediate end to hostilities.

Type: Analysis

Global Policy

View All Publications